La doble moral imperialista

Por Luis A. Toro Ojeda

Aporrea – El gobierno de las corporaciones imperialistas de estados unidos, a través de su gerente, Barak Obama insta a los gobiernos de Gran Bretaña y Francia para actuar en contra de Libia. Esto lo corroboramos en noticia colgada en la página de Telesur http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/90414-NN/estados-unidos-francia-y-reino-unido-preparan-estrategias-contra-libia-tras-resolucion-de-onu/ que señala lo siguiente El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó este jueves a su homólogo de Francia, Nicolás Sarkozy; y al primer ministro británico, David Cameron, a coordinar las estrategias contra Libia luego de que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)  autorizara el uso de la fuerza contra las tropas del líder libio Muammar Al Gaddafi”, de esa forma el gerente de esa gran corporación que aglutina a los que pretenden ser los dueños del mundo lanza la amenaza y señala el camino de las fuerzas imperialistas.

La ONU o cualquier otra organización bajo los designios de los EEUU son una farsa, es inaudito medir con doble rasero un tema de esta naturaleza, sin embargo lo hacen; los países “buenos” y los países “malos”, la nueva modalidad de la guerra fría. La violencia es “buena” en Afganistán, porque la ejerce el imperio, pero cuando se trata de repeler una situación creada por ellos mismos, producto de conspiraciones, es decir, cuando algún país se comporta con soberanía y autonomía, el imperio comienza a buscarle la vuelta para agredirlo; financia a grupos desestabilizadores y provocadores de la violencia, promueve actos de rebeldía, etcétera, contra gobiernos que no acogen sus políticas imperiales, la metodología es amplia, pero el librito es el mismo.

Para el doble rasero imperialista es normal que en Afganistán se asesinen a millares de personas, total, “son daños colaterales”. Un millón de muertos en Iraq, eso no cuenta para las bravuconadas del gerente del imperio, perdón, del vocero, Sr. Obama. Pues al gerente, o al vocero Obama, lo premiaron con el Nobel de la paz. Inaudito, pero es así. El Nóbel de la paz, amenazante ante un gobierno que independientemente de sus fallas y errores representa a un pueblo. Como ha sido catalogado por líderes mundiales, en Libia hay una guerra civil, es una guerra civil planificada y propiciada por el imperialismo que financia grupos, promueve acciones disímiles que van desde la agresión, militar hasta el financiamiento de “acciones pacíficas”, tipo niños huelguistas en Venezuela.

El mundo hoy se conmueve por un conjunto de acontecimientos, el terremoto y posterior maremoto que afectó al Japón, donde millares de personas fallecieron, la crisis alimentaria, el cambio climático, y ahora aunado a las pretensiones imperialistas que desecha la propuesta de Venezuela y su presidente de crear una comisión pacificadora, que sea capaz de sentarse con ambos bandos y buscar salidas menos traumáticas en el marco de la paz, la guerra contra Libia, o mejor dicho la agresión de las potencias imperialistas contra Libia. El imperio sin embargo continua con su plan, a pesar de las recomendaciones de Venezuela, apoyada por otros países, tienen entre ceja y ceja balcanizar a Libia, crear allí cabezas de playa que le permitan apoderarse del petróleo de ese país y el resto de sus riquezas, no importa a costa de cuantos millones de muertos, puestos todos por el pueblo, los burgueses no mueren en la guerra.

El imperio y sus corporaciones harán todo lo posible por dividir a Libia en pedazos, no es nueva la amenaza de intervención militar, los planes están calculados, les fracasaron los muchachos que enviaron con el objeto de abrir las cabezas de playa, fueron arrasados por las Fuerzas Armadas libias, entonces el imperio considera ser el momento oportuno para la intervención militar directa. La ONU cumple su papel de órgano pro-imperialista, ese viejo mecanismo que luego del derrumbe soviético se convirtió en ventrílocuo del imperio no hace otra cosa sino avalar las decisiones imperialistas sin chistar. Fíjense las decisiones en contra del bloqueo a Cuba y las acciones del país sede de la corporación imperial, absolutamente nulas las mismas, es decir, el imperio le para a la ONU cuando el promueve sus decisiones de lo contrario éstas no existen, no valen un bledo.

El imperio arrastra en sus intenciones a varios países europeos que lo secundan, aún a costa de su propio riesgo de acentuar sus respectivas crisis internas motivadas, entre otras cosas por la situación que se generará con el tema energético y los precios del petróleo que seguramente se dispararán a niveles astronómicos. Lo ocurrido en Japón y la amenaza que se cierne sobre ese país por el tema de las bases de energía atómica que sin duda coloca el tema de la energía fósil en una perspectiva de reimpulso de los precios, aunada a la especulación imperialista pareciera que en esta oportunidad la crisis le pudiera morder la cola al tío sam. El agotamiento energético del principal país consumidor de energía que es propiamente los EEUU, aunado a todo este cuadro anteriormente descrito, nos hace recordar a Chávez y su comentario respecto a que el imperio es un drácula a las 5:30 AM, amaneciendo ya, saliendo la luz del sol y éste (drácula), sin chupar su dosis de sangre, en este caso petróleo. El imperio en su desesperación es capaz de acabar con la humanidad entera, es el máximo de egoísmo; todo o nada, definitivamente lo peor creado por la especie humana.

Los pueblos del mundo están obligados a prestarle atención a todo lo que ocurre en la actualidad, los temas que afectan al planeta: hambrunas, guerras, injusticias, agresiones, invasiones, irrespeto al ser humano, a la naturaleza, diferencias abismales entre los que mucho tienen y los que no tienen nada o a penas para subsistir es una bomba de tiempo que en cualquier momento pudiera estallar, por ello todas esas cosas no son temas exclusivos de expertos, es un tema de todos el de generar conciencia con respecto a lo oque ocurre en detrimento de la humanidad y propiciado por el imperialismo. Los pueblos deben levantarse a condenar las agresiones que permanentemente comete el imperio contra la humanidad, por una razón de vida, por el instinto propio de lo humano ante la muerte, es momento de levantarse contra el imperialismo en cualquier parte del mundo, porque de algo estamos seguros… ¡A pesar de todo el pueblo libio debe triunfar y triunfará!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s